Servicio de Banco de Tejidos

< Volver

Criopreservación en Nitrógeno

La criopreservación en nitrógeno consiste en utilizar muy bajas temperaturas para disminuir las funciones vitales de un tejido y poder mantenerlo en óptimas condiciones durante mucho tiempo. Este proceso bajo ciertas condiciones resulta deletéreo para las células por lo que los tejidos son previamente inmersos en soluciones crioprotectoras especialmente diseñadas para este proceso y luego sí son almacenados en nitrógeno gaseoso a -170°C en tanques criogénicos hasta el momento en que serán utilizados. Todo este proceso se realiza en dos pasos, primero los tejidos son llevados por medio de un descenso programado de la temperatura a -89ºC, para ser almacenados en cuarentena hasta que todos los datos del donante sean corroborados por nuestro personal y luego son almacenados en un tanque criogénico, en la fase gaseosa del nitrógeno líquido a unos -170ºC.

Primer paso: se realiza por medio de un equipo de descenso programado, el cual lleva los tejidos desde una temperatura ambiente hasta los -89ºC mediante la infusión de nitrógeno gaseoso en su cámara. Este procedimiento que se ejecuta de manera progresiva y controlada, se consigue gracias a un programa especialmente diseñado para este fin que es controlado por una computadora que monitorea continuamente la temperatura de la cámara y del tejido y administra la inyección del nitrógeno. Una vez terminado este proceso los tejidos son almacenados en una fase de cuarentena hasta que todos los datos del donante son corroborados y los distintos cultivos microbiológicos realizados son negativos, momento en el cual pasan a ser considerados aptos para implantar.

Segundo paso: una vez que los tejidos son considerados aptos para el implante son habilitados por el director del Banco y son colocados en un tanque criogénico a una temperatura cercana a los -170ºC, en la fase gaseosa del nitrógeno líquido. Esta técnica asegura que la estructura biomecánica de los tejidos pueda ser conservada prácticamente sin alteraciones por al menos 10 años. Actualmente los únicos tejidos que son criopreservados en nitrógeno son las válvulas cardíacas aórticas y pulmonares.

CORRIDA DE CRIOPRESERVACIÓN



ALMACENAMIENTO A -80ºC EN CUARENTENA



ALMACENAMIENTO EN NITRÓGENO A -170ºC