03-12-2020

El Hospital Garrahan ya superó los 10 mil llamados de seguimiento a personal

Los controles son realizados telefónicamente a las y los trabajadores con síntomas o confirmación diagnóstica de COVID-19. Además, se realizaron 6 mil llamados para seguimiento de pacientes. Un equipo especialmente compuesto por médicos del Hospital está a cargo de la tarea. Los casos con PCR negativo aumentaron considerablemente este último mes.

Hacia fines de noviembre, el Hospital Garrahan superó la marca de 10 mil llamados de seguimiento a personal con síntomas o diagnóstico confirmado de COVID-19, así como también unos 6 mil llamados a pacientes en estas condiciones.

El trabajo comenzó a desarrollarse este año cuando la enfermedad fue considerada pandemia y se estableció el aislamiento social, preventivo y obligatorio.
Para esta tarea fue designado un equipo de médicos del establecimiento, compuesto por dos grupos de trabajo: un conjunto se ocupa de seguir casos sospechosos y contactos estrechos y el otro, integrado por Medicina Laboral e infectólogos, se encarga de los pacientes que ya dieron positivo.

La jefa del servicio de Salud Laboral, Prevención y Medicina del Trabajo, María Candia, agradeció a “todos los médicos que desde sus casas trabajan y nos ayudan incondicionalmente”. El equipo está conformado por Pablo Affranchino, Laura Angeletti, Solange Arazi Caillaud, Griselda Berberián, Verónica Cascon, Karina Del Toro, Ana Dragovetzky, Carolina Epelbaum, Maribel Espínola Méndez, Romina Gagliardi, Gisela Kesseler, Bárbara Piñeiro Trípodi, Pablo Puccar, Claudio Racana, Magalí Rebollo, Mariel Sánchez y María Victoria Villar.

La médica Magalí Rebollo, una de las responsables de la tarea, expresó que el objetivo es proteger y acompañar a los a los y las trabajadoras del hospital desde el punto de vista humano. “Es una iniciativa muy importante del Hospital porque cubre el aspecto humano. El objetivo del Hospital es cuidar y acompañar”, dijo.

Agregó que “es un desafío motivador que implica acompañar a nuestros compañeros que al principio estaban pasando por una situación bastante angustiante”.
El trabajo, explicó, implica también “tratar de proteger a los otros compañeros de una posible infección, mejorando la comunicación entre todos”.

En tanto, destacó que “la gente se siente acompañada y que hay una voz del otro lado que trata de cuidarlos, incluso cuando uno simplemente presta la oreja”.

También se llevaron a cabo hasta el momento más de 6 mil llamados a pacientes. La médica Silvina Evangelista, indicó que la tarea consistió en el “seguimiento a distancia de niños, niñas y adolescentes con infección confirmada o contactos estrechos de COVID-19, desde el inicio del cuadro, el egreso hospitalario y hasta el alta epidemiológica”.

El dato positivo es que, de los más de 6 mil llamados telefónicos realizados a pacientes, solamente “un porcentaje muy bajo requirió volver a consultar de forma presencial”, dijo y agregó: “esta modalidad de seguimiento clínico contribuyó a disminuir la circulación viral y brindó también contención al paciente y sus familias”.