01-12-2021
Día Mundial del VIH y el SIDA

Asegurar el acceso a la salud y promover los testeos de VIH para poner fin a la trasmisión vertical

Este 1 de diciembre, como cada año, desde el Hospital Garrahan conmemoramos el Día Mundial del VIH con el objetivo de informar, concientizar, prevenir y combatir los prejuicios sobre el virus de inmunodeficiencia humana. En esta oportunidad la fecha se organizó bajo el lema de ONUSIDA: “Pon fin a las desigualdades. Pon fin al Sida. Pon fin a las pandemias”.

La OMS y ONUSIDA estimaron que para el comienzo del 2020, el 81% de las personas que vivían con VIH en América Latina y el Caribe estaban diagnosticadas, el 65% recibían tratamiento y el 60% de aquellos en tratamiento estaban con carga viral suprimida.

Se estima que en Argentina hay aproximadamente unas 130 mil personas infectadas. Cada año se realizan 6 mil nuevos diagnósticos. En nuestro hospital, un centro de referencia de salud pediátrica de alta complejidad, en la actualidad se realiza seguimiento a alrededor de 300 pacientes, en su mayoría adolescentes.

En 2020 y 2021 el impacto de la pandemia por el COVID-19 produjo nuevos desafíos a la hora de continuar el seguimiento y la atención de pacientes viviendo con VIH. Desde el Hospital se realizaron más consultas virtuales para poder estar cerca de las y los pacientes, y se implementó junto al área de Farmacia un sistema de entrega de medicación cada tres meses para facilitar el acceso y la adherencia al tratamiento.

En la pediatría, el principal desafío es la prevención de la transmisión vertical, es decir de personas gestantes a la o el bebé durante el embarazo, el parto o la lactancia. Este es el modo de transmisión más frecuente del VIH en la población pediátrica.

El desafío más importante que tenemos es promover la realización de testeos y controles en las personas gestantes embarazadas para que se les ofrezca la prueba de VIH, y en aquellas que den positivo de infección que se haga el tratamiento.

El tratamiento de la infección de VIH fue mejorando considerablemente con el paso del tiempo. En la actualidad este tratamiento no difiere mucho al de algunas otras enfermedades crónicas, donde con una medicación por día se puede lograr una carga viral indetectable en el cuerpo, logrando así la no transmisión de la infección.

En este momento el objetivo es llegar a que haya menos de un 2% de casos de transmisión vertical, es decir, que de 100 personas gestantes embarazadas infectadas de VIH, haya menos de 2 niños o niñas nacidas con la infección.

En nuestro país gracias a la política sanitaria promovida por el programa ETMI plus —Eliminación de la Trasmisión Materno-Infantil, que incluye también la lucha con la Hepatitis B, la sífilis y la enfermedad de Chagas— de la Organización Panamericana de la Salud y desarrollada por el Ministerio de Salud de la Nación, es un número completamente posible.

En Argentina tenemos acceso a métodos diagnósticos y a tratamientos simplificados que implican un comprimido por día. Lo más importante es brindar el acceso al sistema de salud para las personas más vulnerables.

Por Rosa Bologna
Jefa del servicio de Epidemiología e Infectología del Hospital Garrahan.