03-12-2022

Inclusión: El Garrahan adecúa su infraestructura para facilitar la accesibilidad de niños, niñas y adolescentes con discapacidad

En el Día Internacional de las Personas con Discapacidad, el Hospital destaca la importancia de los entornos inclusivos en la atención integral de las y los pacientes, teniendo en cuenta los contextos para que puedan jugar, relacionarse y recibir educación como cualquier otro niño.

La inclusión y la accesibilidad son pilares fundamentales para garantizar la salud integral de las personas. Por eso, este año, el Garrahan priorizó entre los ejes de su Plan Estratégico 2022-2024, adecuaciones edilicias que incluyen el arreglo, acondicionamiento y mejora de los ingresos, además de la incorporación de tecnología para personas con audífonos, y señalética adaptada que favorece la inclusión de las personas con discapacidad.

“El Día Internacional de las Personas con Discapacidad busca sensibilizar sobre la importancia de la inclusión social con equidad y el acceso para todas las personas con discapacidad y, en el caso del Garrahan, para que se garanticen los derechos de las niñas, niños y adolescentes con discapacidad”, expresó Gabriela Tozoroni, integrante del Consejo de Administración.

Se trata de una obra de los entornos de acceso al Hospital, de un total de 4500 metros, de los cuales 2490 metros cuadrados están terminados. Se tuvieron en cuenta tanto las veredas y rampas del espacio público circundante a la institución pediátrica, como los patios internos de ingreso y el acondicionamiento de canteros.

Además, se inició la instalación de un sistema de aros magnéticos para optimizar la audición de personas con implante coclear o audífonos. Se trata de un dispositivo electrónico que amplifica la voz de quién realiza la alocución y el sonido llega en forma de campo magnético. En una primera etapa fue colocada en el Auditorio y próximamente se realizará en la sala de espera de ingreso.

Respecto a la señalética adaptada, que fue evaluada por la biblioteca de ciegos, es apta para personas con dificultad visual por el contraste de colores. También se está instalando un mapa háptico en la recepción. Estos mapas cuentan con representaciones gráficas de espacios en relieve y sistema braille.

“Estas transformaciones se dan en el marco de un proyecto más amplio, denominado Programa de Comunicación Visual en el Entorno, que tiene por objetivo valorizar el arte y la comunicación para potenciar la salud y los cuidados”, dijo Gabriela Bauer, presidenta del Consejo de Administración, y agregó “todo, desde lo arquitectónico, hasta lo estrictamente médico, pero también y especialmente en discapacidad, la posibilidad de armar redes comunitarias, se hace en función de lo mejor que tenemos que son nuestras niñas y niños”.

Prácticas de rehabilitación basadas en la comunidad

Las prácticas de rehabilitación de las y los pacientes con discapacidad involucran a los equipos de salud, a las familias y a toda la comunidad, por eso el Garrahan trabaja en redes para articular acciones y facilitar el abordaje integral de aspectos geográficos, económicos y socio culturales, y promover el cuidado y bienestar de las niñas, niños y adolescentes con discapacidad.

“Antes se veía a la discapacidad como una condición de la persona, hoy el modelo social plantea que es el entorno el que limita la participación en actividades y restringe lo que una persona con discapacidad puede hacer”, explica Pablo Cafiero, jefe de clínica de Desarrollo.

En este sentido, los servicios del Garrahan trabajan con cada paciente y su familia teniendo en cuenta los espacios en los que se desenvuelven. “Trabajamos en redes, con la comunidad en la que se encuentra cada familia para abordar su situación desde múltiples perspectivas porque la atención en el consultorio solo es la foto, no es la película”, afirma Jésica Gómez, profesional de Condiciones Crónicas Complejas -CCC-.

Desde 2021, en el marco de la pandemia, el consultorio de CCC inició el armado de redes de apoyo matricial con equipos de salud que trabajan en los territorios, en articulación con municipios del conurbano bonaerense, de donde proviene el 80 por ciento de las y los pacientes. “Esta articulación con los diferentes municipios va a poder favorecer el cuidado coordinado, impactando en la participación de los niños y niñas con discapacidad en sus comunidades”, dijo Gómez.

Desde el ámbito de la salud es importante dar apoyo, orientar y facilitar la accesibilidad. “No solo nos ocupamos de la parte médica, abordamos en paralelo diferentes aspectos de accesibilidad, vinculados a la gestión de certificados, insumos, escolaridad, es decir, otros niveles pensando más en el diseño universal que incluye barreras arquitectónicas, del lenguaje, de usos y costumbres”, destacó Cafiero.