Servicio de Banco de Tejidos

< Volver

Historia

En 1994 se reconoció en el Hospital de Pediatría S.A.M.I.C. "Prof. Dr. Juan P. Garrahan" la necesidad de contar con válvulas cardíacas criopreservadas para la corrección de cardiopatías congénitas.

Luego de investigar la factibilidad de reproducir los protocolos que gentilmente cedió Robert Parker del Banco de Homoinjertos del Royal Brompton Hospital de Londres se obtuvieron las primeras válvulas conservadas a 4ºC que se implantaron exitosamente ese mismo año.

El trabajo continuó contribuyendo a generar una regulación nacional de esta actividad por parte del INCUCAI (Instituto Coordinador Único de Ablación e Implante) dando como resultado la primera normativa a fines de 1995. En 1996, contando con un marco legal, el hospital inauguró el Banco de Homoinjertos, el primero en su tipo en el sector estatal de nuestro país. Desde ese momento hasta la fecha mediante un trabajo incesante y fructífero el banco ha procesado y almacenado diversos tejidos cardiovasculares tales como válvulas aórticas y pulmonares, pericardio, conductos, arterias y venas y los ha distribuido a centros privados y públicos de todo el país e incluso del exterior.

En el año 2000, a pedido del INCUCAI, se comenzó a investigar sobre distintos métodos de preservación de membrana amniótica para uso oftalmológico. Se diseñaron distintos protocolos y se determinaron los más adecuados para el procesamiento de este tejido en nuestro laboratorio. Una vez finalizadas las investigaciones, se comenzó con la etapa de procuración y procesamiento del tejido. Se participó también en la elaboración de la norma regulatoria emitida por el INCUCAI en el año 2001. Así el HPJPG inauguró oficialmente el banco de membrana amniótica en el año 2001 y se constituyó durante un largo período en la única fuente de este tejido para uso oftalmológico en la Argentina, extendiéndose luego su utilización a otras especialidades. En el año 2002 se comenzó a utilizar como cubierta transitoria en los pacientes quemados de nuestro hospital, de manera que se incrementó significativamente la cantidad de tejido procesado.

En el año 2003, frente a la creciente demanda de membrana amniótica por parte de la Unidad de Quemados del hospital, a la complejidad de los pacientes y sabiendo que el mejor sustituto cutáneo es la piel cadavérica, se decidió comenzar, luego de las investigaciones correspondientes, con un programa para la ablación, procesamiento, conservación y distribución de piel, primariamente para nuestro hospital, pero con la finalidad de extender los servicios del Banco a las diferentes unidades de quemados del país. Para cumplimentar los requerimientos legales se solicitó la habilitación del Banco al INCUCAI, la cual fue otorgada en Agosto de 2003, inaugurándose así oficialmente el banco de piel e inmediatamente se comenzó con el trabajo. A partir de allí se ha trabajado de manera incesante incrementando la actividad progresivamente año tras año.

En el año 2005 viendo la necesidad de unificar la conducción para optimizar los recursos de los bancos, el Hospital tomó la decisión de crear el Servicio Banco de Tejidos con la misión de unificar los tres bancos existentes y la creación de otros según las necesidades de tejidos y células del hospital, con la intención de desarrollar nuevas actividades como el procesamiento de hueso, el desarrollo de cultivo celular terapéutico y la ingeniería tisular.

A partir de ese momento se revisaron todas las normas de procedimientos operativos para estandarizarlas y tender a un sistema de garantía de calidad requerido actualmente por los estándares mundiales, se diseñó un sistema informático que cubra las necesidades del banco y un programa de capacitación continua del personal; los resultados de las investigaciones motivaron varias comunicaciones en reuniones científicas y además se organizó un sistema administrativo ágil que permite recuperar los costos del procesamiento de los tejidos provistos a pacientes con cobertura social. En el año 2007, luego del entrenamiento específico en España, se solicita la habilitación para la ablación, procesamiento, conservación y distribución de tejidos del sistema músculo-esquelético y se comienza con esta actividad. El protocolo de procesamiento del hueso fue gentilmente cedido por el Banco de Tejidos del Hospital Juan Canalejo de La Coruña, España.

En la actualidad somos el único Banco de Tejidos de la Argentina que procesa los cuatro tejidos y, finalmente, se aprobó la construcción de una nueva planta física con la finalidad de cumplimentar los requerimientos arquitectónicos que determinan las buenas prácticas de manufactura de tejidos.

La mayor parte de los donantes provienen de hospitales pertenecientes a los distintos estamentos del estado (nacional, provincial y municipal) y una minoría del sistema de gestión privada de atención médica.

LA ACTIVIDAD DEL BTHG ENTRE 1994 Y 2007

El BTHG posee registros foliados para asentar los datos correspondientes de los donantes y de los receptores de tejidos, permitiendo de esta manera la trazabilidad de los mismos. También cuenta con impresos específicos para registrar cada uno de los procedimientos técnicos a los que son sometidos los tejidos y, por último, todos estos registros también se encuentran almacenados en forma electrónica.

El INCUCAI ha diseñado un sistema informático (SINTRA) que permite obtener gran cantidad de datos acerca de los donantes y también datos estadísticos referentes a la donación, procuración y trasplante.

Todos estos elementos fueron utilizados y revisados para elaborar el presente análisis. En esta oportunidad se centró la atención en los indicadores de actividad del BTHG y su relación con la situación en la Argentina comparada con el resto de los bancos de tejidos habilitados según el SINTRA.

Se revisaron la cantidad de donantes por tejido, la cantidad de tejidos procesados e implantados.

Todos los tejidos fueron transportados en contenedores de transporte criogénico, en fase gaseosa de nitrógeno o en cajas térmicas con nieve carbónica.

En el período comprendido entre 1994 y diciembre de 2007 se procesaron los tejidos de 1673 donantes, representando 1020 donantes de tejidos cardiovasculares, 476 de membrana amniótica y 177 de piel.

Se obtuvieron un total de 2536 unidades de producto cardiovascular, divididas en 2040 válvulas cardíacas aórtica y pulmonar; 331 fragmentos de pericardio de distintas medidas y 165 conductos arteriales (aorta torácica). Del total de 4694 fragmentos de membrana amniótica, 1582 fueron de 4x4cm para oftalmología y 3112 de 10x10 cm para uso en quemados. Así mismo se procesó un total de 32010 cm2 de piel.

Se implantaron 1394 válvulas cardíacas, 297 fragmentos de pericardio y 109 conductos arteriales (total 1799 unidades), 1035 fragmentos de membrana amniótica para oftalmología y 2685 fragmentos para uso en quemados (total 3980 unidades), y 26610 cm2 de piel.

Se remitieron tejidos prácticamente a todas las provincias de nuestro país, con la dificultad operativa que conlleva debido a las enormes distancias que existen entre las distintas ciudades, y también fueron enviados tejidos a otros países.

ACTIVIDAD DE BANCOS DE TEJIDOS EN ARGENTINA

En todas las regiones del país existen equipos quirúrgicos capaces de extraer corazón para la obtención de válvulas, que es remitido a la Ciudad de Buenos Aires y el INCUCAI lo distribuye entre los bancos habilitados. Cuando existe un banco en una región donde se produce la donación, el tejido queda en el banco regional. En el caso de la extracción de piel sólo se cuenta con equipos entrenados en la Capital Federal, la provincia de Buenos Aires y recientemente en la provincia del Chaco. Prácticamente los equipos de extracción y los bancos de hueso se concentran en tres grandes conglomerados urbanos que son las ciudades de Buenos Aires, Córdoba y Rosario. La base de datos del SINTRA comienza a partir de enero de 1998 por lo que se efectuarán las comparaciones de procuración y procesamiento de tejidos cardiovasculares hasta el 2007 y de piel del período 2003-2007.

De los 1834 corazones procurados por el sistema en este período, nuestro banco recibió 876 de los cuales 533 fueron extraídos por nuestro propio equipo de ablación. La cifra procesada por nuestro banco corresponde al 48% de los donantes de corazón para válvulas cardíacas, habiéndose mantenido constante a través del tiempo.

Dado que el banco comenzó a procesar piel en agosto de 2003, se analizó el período 2003-2007 en el que el banco recibió los tejidos de 172 donantes sobre un total de 232 procurados en todo el país, constituyendo el 74% de todos los donantes de piel. La membrana amniótica no ha sido incluida en las estadísticas del SINTRA por lo que no se puede efectuar un análisis comparativo con respecto a lo que ocurre con esta actividad en la Argentina.

En conclusión, el Banco de Tejidos Hospital Garrahan durante estos 14 años ha sido capaz de desarrollar una estructura altamente eficaz, capaz de procesar una proporción importante de los tejidos donados en la Argentina y distribuirlos a distintos centros asistenciales del país y del exterior, manteniendo un crecimiento constante a lo largo de los años.