17-05-2018
Taller en el hall del Hospital

La importancia de reducir el consumo de sal

En el Día Mundial de la Hipertensión Arterial, profesionales del Hospital Garrahan dictaron un taller para los pacientes y sus familiares en el Piso Blanco del Hospital, donde se trabajó sobre la importancia de reducir el consumo de sal en todas las etapas de la vida. 

La hipertensión arterial (HTA) es uno de los principales factores de riesgo de enfermedad cardiovascular y uno de los más importantes de enfermedad coronaria, insuficiencia cardíaca, renal, entre otras. En Argentina se consume más del doble de sal de lo recomendado por larganización Mundial de la Salud. 

El taller estuvo organizado por el Área de Alimentación, que se sumó así a la acción realizada durante todo el mes de mayo en el Garrahan: un puesto de medición de presión, peso y talla, en el hall de ingreso. El 80% de los casos de hipertensión se debe a la falta de detección temprana y de prevención. 

¿Qué tenemos que hacer para prevenir la HTA?
-Mantener un peso saludable.
-Realizar ejercicio físico de moderada intensidad durante 30 minutos, todos los días, o 1 hora, 3 veces por semana.
-Modificar los hábitos alimentarios: consumir más alimentos naturales y menos alimentos industrializados.
-Agregar menos sal. El beneficio de reducir el consumo de sal es para todos, incluidos los niños.

 ¿Dónde se encuentra la sal?
Se encuentra presente naturalmente en casi todos los alimentos y esta cantidad es suficiente para cubrir nuestras necesidades nutricionales.

Algunas recomendaciones para disminuir el consumo de sal:
-Cocinar sin sal. Si fuera necesario agregarle un poco al finalizar la preparación.
-Evitar llevar el salero a la mesa.
-Probar los alimentos antes de agregar sal al plato.
-Reemplazar la sal por otros condimentos que no la contengan. Utilizar: jugo de limón, vinagre, cebolla, ajo, hierbas aromáticas y especias.
-Evitar alimentos con alto contenido de sal como: caldos en cubos y sopas instantáneas en polvo, salsas envasadas, fiambres embutidos, hamburguesas y otras carnes saladas, palitos, papas fritas y otros productos de copetín.