16-05-2022

Intoxicación por monóxido de carbono: cómo evitarlo, sus síntomas y acciones inmediatas ante la exposición

El monóxido de carbono se genera por combustiones deficientes. Su inhalación puede desencadenar graves consecuencias en las personas y llevar a la muerte. Pero la intoxicación por monóxido de carbono es evitable. El Garrahan recomienda prestar especial atención a las medidas de prevención.

En Argentina, se reportan 40.000 casos de intoxicación por monóxido de carbono cada año y mueren aproximadamente 200 personas por esta causa. El Garrahan atendió 25 consultas con cuadros moderados a graves durante el 2021. La mayoría de estos casos son evitables.

El monóxido de carbono se genera por la combustión incompleta en los equipos de calefacción, mal funcionamiento de cocinas, calefones y termotanques, por caños de escape y grupos electrógenos, entre otros.

Es un gas altamente venenoso que se propaga rápidamente en el aire del ambiente. Es imposible percibirlo porque no tiene color, olor, ni sabor y tampoco irrita las mucosas. Una vez inhalado, se combina con la hemoglobina de la sangre a través de los pulmones e impide que el oxígeno llegue a los órganos vitales, las consecuencias pueden ser graves y hasta llevar a la muerte.

Con la llegada del frío, la temporada de estufas y calefactores encendidos se vuelve una escena cotidiana en muchos hogares de nuestro país. Si bien el monóxido de carbono no puede ser detectado, hay indicios que señalan su presencia en el ambiente, como la coloración amarilla o anaranjada de la llama, en lugar de color azul, la aparición de manchas o tiznado en las paredes, o decoloración de los artefactos, de sus conductos de evacuación de gases o alrededor de ellos.

“Es considerado un gran simulador de enfermedades, por eso hay que sospechar el diagnóstico en esta época. Los grupos más vulnerables a la intoxicación son los niños y niñas, personas gestantes, adultos mayores, fumadores, pacientes con enfermedades cardiovasculares y respiratorias, y personas que habitan en zonas de gran altitud”, destacó Miguel Melgarejo, médico pediatra y toxicólogo a cargo del consultorio de Intoxicaciones y Seguimiento del Garrahan.

En caso de exposición a monóxido de carbono inmediatamente abrir puertas y ventanas, salir al aire libre con el resto del grupo familiar y mascotas, y concurrir al centro de urgencias más cercano.

Los síntomas pueden aparecer por la exposición o la intoxicación, y manifestarse como cuadros leves a moderados que incluyen dolor de cabeza, náuseas, vómitos, mareos, visión borrosa y dolor de pecho. En casos más graves pueden aparecer palpitaciones, arritmias, pérdida del conocimiento y convulsiones. En el caso de lactantes, pueden manifestarse con llanto continuo, irritabilidad, rechazo del alimento, y alteración de la conciencia.

Medidas de prevención
• Mantener los ambientes bien ventilados.
• No usar horno ni hornallas como calefacción.
• Comprobar que la llama de las estufas y hornallas sea de color azul.
• No dormir con braseros encendidos.
• No obstruir las ventilaciones de chimeneas o conductos de evacuación de calefones.
•Controlar artefactos periódicamente y su correcto funcionamiento por gasista matriculado.
• Los grupos electrógenos deben estar siempre al aire libre.