29-12-2015

EL GARRAHAN INSTA A REFORZAR LA SOSPECHA DE CASOS DE VIRUS ZIKA EN ÉPOCA ESTIVAL

Ante la expansión de la circulación de virus Zika en la región y la probada asociación entre la infección por dicho virus y el aumento inusitado de casos de microcefalia en Brasil, el servicio de Epidemiología e Infectología del Hospital Garrahan recomienda intensificar la sospecha de la enfermedad ante pacientes con antecedente de viaje a zonas con circulación de virus Zika y síntomas tales como fiebre, dolores de cabeza, conjuntivitis no purulenta y resultados negativos para dengue.

La enfermedad causada por el Virus Zika se desarrolla en zonas tropicales, y es muy cercano filogenéticamente al dengue, la fiebre amarilla, la encefalitis japonesa y el virus del Nilo Occidental. Se transmite por la picadura de mosquitos del género Aedes, tanto en el ámbito urbano como selvático.

El virus fue aislado por primera vez en 1947 en los bosques de Zika (Uganda), de donde proviene su nombre. Desde 2007 se detectaron varios brotes en distintos países de Oceanía, y en febrero de 2014 se aisló por primera vez en la Isla de Pascua. En mayo de 2015, las autoridades de Salud pública de Brasil reportaron en el nordeste del país los primeros casos en la región de las Américas, siendo actualmente 9 los países que presentan circulación autóctona en el continente: Brasil, Colombia, El Salvador, Guatemala, México, Surinam, Venezuela, Paraguay y Chile (Isla de Pascua).

La infección por virus Zika se asocia a malformaciones congénitas -en especial microcefalia-, trastornos neurológicos como Guillain Barré y patologías autoinmunes. Si bien presenta un cuadro clínico similar al de otras infecciones virales como dengue, Chikungunya o rubeola, donde la fiebre y el exantema son los síntomas principales, el virus Zika desarrolla cuadros más leves, con escasa fiebre y de menor duración.

Otros síntomas son la conjuntivitis no purulenta, cefalea, mialgias y artralgias, astenia, edema en miembros inferiores y menos frecuentemente, dolor retro-orbitario, anorexia, vómitos, diarrea o dolor abdominal. El periodo de incubación de 3-12 días y los síntomas se autolimitan entre 4-7 días, sólo uno de cada 5 casos de infección se presenta en forma sintomática.

Embarazo

La infección por virus Zika adquirida durante el embarazo se asocia a riesgo de transmisión vertical. Esto se debe a que se ha reportado un aumento de los índices de microcefalia en los recién nacidos de zonas con circulación viral activa, como es el caso de Brasil, donde se registra un aumento de 20 veces en dichos índices, registrándose 1.248 casos de microcefalia y 7 niños fallecidos hasta el 30 de noviembre de 2015. De acuerdo al análisis preliminar de la investigación realizada en Brasil, el mayor riesgo de aparición de microcefalias y malformaciones estaría asociada con la infección en el primer trimestre del embarazo de madres habitualmente asintomáticas.

Acerca del diagnóstico

En países sin circulación viral autóctona conocida -como ocurre en la Argentina- se recomienda poner énfasis en la detección de casos importados (nexo epidemiológico) que permitan la detección precoz de casos y brotes, por lo que además de la vigilancia de casos de Síndromes Febriles Inespecíficos, se recomienda alertar ante el aumento inusual de casos de fiebre o exantema.

El diagnóstico confirmatorio de la infección por virus Zika se realiza por pruebas de de laboratorio. En los primeros 5 días de la enfermedad se utiliza la detección del RNA viral por medio de técnicas moleculares (RT-PCR). Las pruebas serológicas (ELISA o neutralización) IGg e IgM se utilizan a partir de los 5 días de evolución y requieren de la presencia de un aumento del título de anticuerpos en muestras pareadas obtenidas con 7-14 días de intervalo. La confirmación serológica de los resultados positivos se realiza con PRNT (neutralización) por medio de un aumento > 4 veces del título de anticuerpos neutralizantes frente a virus Zika. Es importante recordar que las serologías pueden presentar a veces reacción cruzada con otros Flavivirus y pueden presentarse co-infecciones por lo que debe ser evaluado cada caso en particular.