12-11-2015

"1000 GRULLAS POR EL GARRAHAN" DESBORDÓ DE SOLIDARIDAD

 La participación en el festival organizado por Paz a Favor y Fundación Garrahan para colaborar con el Centro de Atención Integral del Paciente Oncológico del Garrahan superó las expectativas: se juntaron más de 7000 pajaritos de papel. Hubo shows, actividades, origamis intervenidos que se subastaron y cerró a puro ritmo La bomba de tiempo.

El objetivo era llegar a las mil grullas de origami. La organización Paz a Favor y Fundación Garrahan hicieron la convocatoria para que todos pudieran participar en la producción del mensaje de paz y del evento a beneficio. Y el sábado 7 de noviembre, el festival “1000 Grullas por el Garrahan” desbordó las expectativas con solidaridad, arte y alegría: ¡Fueron más de 7000 origamis!.

Para colaborar con el nuevo Centro de Atención Integral del Paciente Oncológico del Hospital Garrahan, los pajaritos de papel habían volado desde diferentes regiones del país, habían llegado al colegio El Salvador, y los chicos de Casa Garrahan y del Hogar de la Misericordia les habían puesto colores.

La idea del festival había surgido a partir de una leyenda japonesa que afirma que si se hacen mil grullas y se pide un deseo, ese deseo se cumple. Por eso, a 70 años de las explosiones de las bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaky, todos pidieron por la paz. Los voluntarios habían trabajado y trabajado para que los pajaritos flotaran en el salón de actos, los pasillos y los patios, y para que el escenario, la pantalla, el sonido y todo estuviera listo.

Y a las seis en punto, Silvina Chediek y Maju Lozano abrieron el festival. Demian Zen embelleció el aire con sus burbujas, mientras los estudiantes, los padres y las madres comenzaban a deleitar con sus sabores desde los puestos de comida y bebida. Al mismo tiempo se ponían en marcha los talleres, se abrían los espacios de recreación y el público empezaba a colaborar con la compra de grullas y a dejar mensajes para los chicos del Garrahan.

El colegio iba recibiendo cada vez más gente que llegaba para ayudar y para disfrutar del cello y el violín del Dúo Revelateur, de la música caribeña de Tres Golpes, de la danza, de las funciones de títeres personalizadas, de los malabares, del arte circense y del jam de poesía.

Además, Milo Lockett, Renata Schussheim, Mane Zorraquín, Augusto Consthanzo, Fernando Sendra, Tute y Hermenegildo y Alfredo Sábat, habían intervenido grullas para que volvieran a volar con su arte. Se subastaron, con la presencia sorpresa de Florencia Bertotti, y sumaron a lo recaudado en la tarde.

El Hospital de Pediatría Garrahan atiende a más del 30% de los pacientes hemato-oncológicos del país. La coordinadora del Hospital de Día Oncológico, Lidia Fraquelli, agradeció por haber realizado el festival y explicó que “el nuevo edificio es cómodo y luminoso. Esto es muy importante, porque el ámbito en el que se llevan a cabo los tratamientos es un factor que influye mucho”.

A su vez, la coordinadora de Relaciones Institucionales de Fundación Garrahan, Beatriz Resnik, afirmó: “Estoy muy emocionada por el trabajo que hicieron todos para que este encuentro sea una fiesta de la solidaridad y la familia. Les agradezco a todos los voluntarios que pusieron todo su esfuerzo para que el festival sea espectacular”.

La noche ya había caído pero el ritmo solidario aumentaba. Y, al final, La bomba de tiempo elevó ese ritmo al máximo. Todos bailaban y sonreían, porque habían trabajado por la paz y habían colaborado con el Garrahan.

¡GRACIAS!
Fundación Garrahan agradece a todos los que generosamente brindaron su esfuerzo y su trabajo, para que “1000 Grullas por el Garrahan” fuera posible: a la organización Paz a Favor, especialmente a Jesús “Toto” Silveyra; al Colegio El Salvador; a los estudiantes, padres y madres del colegio; a las comunidades de: Barrio General Belgrano de la Villa 15, Barrio Padre Riccardelli, Barrio Cildáñez, Barrio Loma Alegre de Barracas y Barrio Fátima; al Hogar de la Misericordia; a todos los que armaron e hicieron llegar grullas; a todas las empresas y particulares que colaboraron con donaciones; a Maju Lozano y Silvina Chediek; a Demian Zen; al Dúo Revelateur; a Tres Golpes; a Florencia Bertotti; a Milo Lockett, Renata Schussheim, Mane Zorraquín, Augusto Costhanzo, Fernando Sendra, Tute y Hermenegildo y Alfredo Sábat; a La bomba de tiempo; a los comunicadores y medios que ayudaron a difundir el evento; a todos los artistas, talleristas y voluntarios; y a todos los que estuvieron en el festival.