17-11-2021
Día de la Prematurez

Cuidar para Prevenir

Como cada 17 de noviembre, se celebra el Día Mundial de la Prematurez. Con esta fecha se busca concientizar a la comunidad sobre el desafío que atraviesan las y los bebés que nacen antes de la semana 37 de gestación.

Si bien hay un 30% de partos pretérmino cuyas causas aún no se encontraron, la prematurez en muchos casos es prevenible. Por tal motivo, este año el lema del Día y la Semana de la Prematurez es “Cuidar para Prevenir”.

La concientización y prevención son los métodos más efectivos para bajar la cantidad de nacimientos prematuros. Durante el período de gestación, detectar a tiempo dificultades en el embarazo puede ser fundamental para reducir las probabilidades de prematurez.

Por lo tanto, la mejor forma es cumplir con todos los controles del embarazo. Apenas una persona se entera que se encuentra en esa condición, debe concurrir a un centro de salud y realizar los controles indicados sin omitir ninguno.

A su vez, es necesario saber que una persona que tuvo un bebé prematuro tiene tres veces más posibilidades de que ocurra lo mismo en un siguiente embarazo. Para eso, también, es importante el rol de las y los pediatras a la hora de transmitir este concepto a las madres y padres.

Se estima que en uno de cada diez partos nace una o un bebé con una edad gestacional inferior a las 37 semanas (prematurez). En Argentina, las y los pretérmino menores de 1500 gramos constituyen en promedio el 1.3% de los nacimientos por año. De este porcentaje, un 70% sobrevive.

Si bien es común diferenciar los tipos de prematurez según en qué semana de gestación nace la niña o el niño, en Argentina se estila utilizar el peso como parámetro dado que, además de ser un buen predictor de evolución, en algunos casos el embarazo se detecta de forma tardía y se pierde precisión al respecto.

Cuanto más pequeña es una o un bebé prematuro, más desafíos deberán atravesar. Diana Fariña, jefa de Área de Terapia Intensiva Neonatal, explicó: “El pulmón y el cerebro son los órganos más vulnerables. Con los días pueden agregarse otras dificultades como la retinopatía del prematuro, una enfermedad que se puede llegar a evitar con un correcto control de los valores de oxigenación de la sangre”.

La retinopatía del prematuro tiene distintos grados y, en los peores casos, puede causar ceguera. En el Garrahan, especialistas del Servicio de Oftalmología realizan una cirugía láser a pacientes que concurren desde otras maternidades.

Además de la enfermedad mencionada, las salas de neonatología tienen pacientes prematuras y prematuros que fueron derivados desde otros centros porque existieron determinadas situaciones complejas. Los casos más frecuentes son traslados por enterocolitis necrotizante o para realizar una cirugía de cierre de ductus.

Respecto a la calidad de vida de las y los niños que fueron prematuros, Fariña sostuvo: “La mayoría puede tener una vida normal y otros continúan con las morbilidades, consecuencia de su prematurez. Además de los controles del embarazo, es importante que se mantenga la lactancia materna durante la internación y una vez que tengan el alta”. En esa línea, explicó que la lactancia cumple un rol fundamental para ayudar a bajar las infecciones y favorecer el desarrollo neurológico. A su vez, calificó de “excelente” el lactario del Garrahan, el trabajo de enfermería y del Área de Alimentación.

Por último, Fariña explicó que las y los pacientes que fueron prematuros deben ser atendidos por pediatras entrenados en el seguimiento de niñas y niños de alto riesgo para poder detectar a tiempo las consecuencias a largo plazo de su prematurez. Dicha función, en el Garrahan, es encabezada por el Consultorio de Condiciones Crónicas Complejas. “Nosotros aconsejamos que el proceso se mantenga hasta el inicio de la edad escolar”, concluyó la profesional.