19-11-2021

El Garrahan diagnostica enfermedades infecciosas con tecnología de última generación a través de su laboratorio de Microbiología

Los laboratorios del Garrahan cuentan con herramientas de última generación para el estudio y diagnóstico de muchos tipos de enfermedades, entre ellas las enfermedades de origen infeccioso.

El laboratorio de Microbiología del Hospital Garrahan contribuye con el diagnóstico y tratamiento de enfermedades infecciosas gracias al aislamiento e identificación del agente causal: bacterias, hongos o virus, y gracias al uso de múltiples metodologías, incluyendo técnicas de biología molecular de última generación.

Una parte del trabajo consiste en cultivar diferentes materiales biológicos en los medios adecuados según la infección que se pretenda diagnosticar. En los casos de pacientes sépticos o con infecciones generalizadas, se cultiva su sangre en condiciones óptimas de temperatura, junto a un medio de cultivo líquido que alimenta las bacterias en caso de estar presentes. Estos cultivos se extienden a una semana donde se determina la infección.

Los cultivos de sangre o hemocultivos se incuban en una máquina que los monitorea constantemente para detectar el crecimiento de bacterias en forma temprana. El primer equipo semiautomatizado del país, fue instalado hace más de 25 años en el servicio y con el tiempo se fue modificando a versiones más modernas.

“Los cultivos de sangre o hemocultivos se incuban en un aparato que los monitorea constantemente para detectar el crecimiento de bacterias en forma temprana. Esta tecnología incuba a 37ºC las botellas de medio de cultivo inoculadas con la sangre de la o el paciente. Las bacterias, para crecer, necesitan temperatura y nutrientes. La máquina las monitorea cada diez minutos, lee con un sensor un cambio de color en la base de las botellas y lo traduce en una curva de crecimiento bacteriano”, explica Diana Viale, jefa de clínica del servicio de Microbiología.

Y agrega: “El equipo avisa con una alarma cuando la curva toma una forma que evidencia la presencia de bacterias. Luego, una o un operador es el encargado de sacar las botellas positivas del equipo para tipificar las bacterias presentes y determinar su sensibilidad a antibióticos en el menor tiempo posible”.

El Garrahan a la vanguardia tecnológica

Antes de contar con estos equipos se trabajaba a ciegas tomando alícuotas de los frascos de hemocultivo y sembrando en medios adecuados. La detección del agente causal de la infección que antes llevaba más de 48 horas, hoy, en algunos casos, se informa solo en ocho horas. Esta metodología permite ganar tiempo, llegar al diagnóstico rápido y consecuentemente iniciar antes un tratamiento, impactando favorablemente en la seguridad de los pacientes.

Hace unos años existe en Europa la última versión de este equipo llamada VIRTUO. El Laboratorio del Garrahan es el primero en Argentina que cuenta con esta tecnología, tanto en instituciones de adultos y adultas como pediátricas, a nivel público y privado.
“Tiene avances que permiten mejorar la trazabilidad de las muestras y acelerar los tiempos de informe de resultados. Esto les brinda un beneficio fundamental a las y los pacientes: en infecciones graves, la detección temprana del germen y su tratamiento es vital para disminuir la mortalidad asociada”, resalta Stella Carchio, jefa del Área de Laboratorios del Garrahan.

Este equipamiento funciona permanentemente, los siete días de la semana, las 24 horas. Además, actualmente el Hospital cuenta con personal de guardia durante la noche los días hábiles, lo que permite informar a medida que el equipo alerta sobre resultados positivos.