18-11-2022
Semana de la Prematurez en el Garrahan

El Garrahan puso en valor el contacto piel a piel para el cuidado de las y los bebés prematuros

En el hall del hospital, el servicio de Neonatología y el consultorio de Condiciones Crónicas Complejas del Hospital brindaron una charla para mamás y papás sobre las formas de prevenir la prematurez y los cuidados que necesitan recibir las y los bebes nacidos antes de término. Destacaron los beneficios de este contacto desde la primera hora de vida.

El contacto piel a piel, es decir, colocar a las y los recién nacidos sobre la piel de la mamá o el papá trae enormes beneficios y resulta una terapia poderosa para las y los bebés prematuros o menores de 2500 gramos. Está demostrado que esta acción mejora la sobrevida y los resultados de salud.

En la Semana de la prematurez, que termina hoy, el equipo de salud del Garrahan dio una charla, y hubo títeres y globos violetas para sensibilizar a la comunidad sobre esta problemática. “Hay que prevenir, ayudar y cuidar a lo más importante que tenemos que son nuestros niños y niñas. Más allá de los desafíos pendientes se avanzó mucho en la prematurez y los resultados alcanzados son gracias a los equipos de salud de acá y de todo el país”, dijo Gabriela Bauer, presidenta del Consejo de Administración del Garrahan en el encuentro.

"El contacto piel a piel se ha ido transformado, a través de los años, en un estándar de cuidado en las unidades de cuidado intensivo neonatal. Una vez que la o el recién nacido logra cierto nivel de estabilidad, se debe dar la oportunidad para que la madre o el padre lo puedan tener contra su piel. Esta estrategia forma parte de los cuidados que debemos ofrecerle a quienes nacen pretérmino y a su familia”, dijo la jefa de Área de Terapia Intensiva Neonatal Diana Fariña.

Implementar esta práctica desde la primera hora de vida beneficia tanto a las personas recién nacidas prematuras como a su madre, padre, cuidadora o cuidador: mejora la oxigenación, disminuye los episodios de apneas, permite períodos de sueño prolongados, ayuda a incrementar la ganancia de peso, mejora la inmunidad y favorece la lactancia. Además, afianza el vínculo a través del contacto y aumenta la percepción de las reacciones y emociones de la o el bebé.

“El ingreso de las madres y padres a la sala de neonatología debe ser irrestricto. Definitivamente debemos dejar de asociarlo con el concepto de visita. Ellos son protagonistas en la vida de su hija o hijo y socios nuestros en el cuidado de ese recién nacido crítico”, aseguró Fariña.

Otro de los beneficios para la salud de las prematuras y los prematuros es la leche humana. Aporta factores de crecimiento, células vivas, enzimas, hormonas y elementos antimicrobianos, probióticos y prebióticos. Además, favorece su crecimiento y desarrollo por sobre otros alimentos y fortalece el vínculo con la persona lactante.

El Hospital Garrahan cuenta con un Centro de Lactancia donde se promueve y posibilita la extracción de leche para la alimentación de las niñas y niños internados en unidades de cuidados intensivos.

Son considerados prematuros las y los bebés que nacen antes de las 37 semanas de embarazo. Su organismo no está totalmente maduro para la vida fuera del útero y deben permanecer en el servicio de Neonatología para recibir cuidados especiales. Es en ese período donde es importante que mantenga un contacto cercano con su familia: esto ayuda a evitar complicaciones en el desarrollo cognitivo, neurológico o motor. Quienes nacen con menos de 2500 gramos, requieren los mismos cuidados.

En Argentina, el 8% de los nacimientos son antes de la semana 37 de gestación y el 1.1% pesa menos de 1500 gramos. El Área de Terapia Intensiva Neonatal del Hospital Garrahan interna alrededor de 450 recién nacidos por año, la mayoría con patologías que no pueden ser resueltas en su maternidad de nacimiento.

En el año 2021, aproximadamente el 33 por ciento de las y los bebés internados nacieron con una edad gestacional menor a 37 semanas y 12 por ciento con un peso menor a 1500 gramos.

La concientización y prevención son estrategias efectivas para bajar la cantidad de nacimientos prematuros. Sin embargo, uno de cada tres partos prematuros no puede ser evitado.

Las principales medidas de prevención son: cumplir con los controles prenatales —idealmente ocho, pero no menos de cinco—, evitar tener un embarazo muy seguido de otro y recordar que, en el embarazo durante la adolescencia, aumentan las probabilidades de tener un parto prematuro. A su vez, haber tenido un parto prematuro previo aumenta de dos a cinco veces el riesgo de repetirse en un próximo embarazo.

Durante toda la semana, la sala de espera de CCC estuvo ambientada en tono violeta – que simboliza la vida de lxs prematurxs- y con fotos de niños y niñas nacidos antes de término y en seguimiento. El equipo de salud que participó en la organización está integrado por las médicas Guillermina Soraiz y Agustina Poletti, de CCC, y Diana Fariña y Salomé Landivar, del servicio de Neonatología.

El 17 de noviembre quedó establecido como el Día Mundial de la Prematurez. Es una fecha para crear conciencia sobre los desafíos y los derechos de las personas pretérmino a nivel global. Desde hace algunos años, la conmemoración se extendió durante toda la semana. Este año, el lema es: “El abrazo de los padres: una poderosa terapia. Permitir el contacto piel con piel desde el momento del nacimiento”.