Con el fin de garantizar la libertad de conciencia y el derecho a la asistencia religiosa, espiritual, filosófica o moral de aquellas familias que lo soliciten voluntariamente, el Hospital permitirá la visita de personas que presten este servicio, respetando los protocolos sanitarios vigentes.

La oficina de Representante del Paciente cuenta con un directorio de contactos de representantes de los distintos credos religiosos y oficiará de intermediador ante estas circunstancias, ya que cuenta con un directorio de pastores o sacerdotes que fueron convocados en otras circunstancias o recomendados por su actividad.

La libertad de conciencia es un derecho fundamental respetado por la política institucional del Hospital y, asistir bajo el concepto de pluralidad y diversidad, es fundamental en momentos donde las familias atraviesan situaciones de salud complejas.