16-10-2020

Elegir alimentos saludables, un hábito para transmitir a los más pequeños

En un año marcado por la pandemia de COVID-19, desde el Área de Alimentación del Garrahan recomiendan una alimentación casera, saludable y sustentable para el desarrollo sano de niños, niñas y adolescentes.

Cocinar en familia, transmitir hábitos saludables a los más chicos y enseñarles a elegir qué comer son algunas de las recomendaciones del Área de Alimentación del Hospital Garrahan para promover el crecimiento y desarrollo sano de los niños, niñas y adolescentes, en el marco del Día Mundial de la Alimentación que se celebra hoy.

En un año marcado por la pandemia de COVID-19, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) impulsa la iniciativa “Cultivar, nutrir, preservar. Nuestras acciones son nuestro futuro” como forma de retomar contacto con una alimentación más orgánica y menos procesada.

“Desde muy pequeños aprendemos haciendo, los hábitos y costumbres de nuestro entorno se incorporan a la manera de elegir qué y cómo comer. Por esta razón elegimos como acción Cocinar en familia, que es una oportunidad única siempre, sumando a los más chicos para que aprendan haciendo desde pequeños. Nuestro desarrollo y salud se apoyan en eso también”, expresó Sandra Blasi, responsable del Área de Alimentación.

Según datos de la FAO se estima que en el mundo 672 millones de adultos y 124 millones de menores son obesos y 40 millones de niños menores de 5 años tienen sobrepeso. Las causas no siempre son las mismas, aunque es relevante la transformación que ha sufrido la dieta de las personas en los últimos años, sobre todo en las grandes ciudades y el aumento del sedentarismo.

“Este cambio en la alimentación no solo afecta la salud del ser humano sino que también está trayendo graves consecuencias al medio ambiente. A lo largo de la historia nos alimentamos con cerca de 6 mil plantas y el cambio de los hábitos alimenticios sumado a la prioridad que tienen los cereales en el mercado actual, ha reducido la biodiversidad vegetal logrando que solo 9 cultivos representen el 66% de la producción total de cultivos en todo el planeta”, señaló Clarisa Vezzani.

Por esta razón, desde la FAO invitaron a tomar conciencia de lo que se come, informarse de los beneficios de los alimentos y cómo sustituirlos de forma positiva. Nuestra dieta puede afectar a la capacidad del organismo para prevenir y combatir las infecciones y para recuperarse de ellas.

“Ningún alimento ni suplemento dietético puede prevenir ni curar el COVID-19, aunque una alimentación saludable es importante para el buen funcionamiento del sistema inmunitario. La alimentación y nutrición adecuada también puede reducir la probabilidad de aparición de otros problemas de salud como la obesidad, las enfermedades del corazón, la diabetes y algunos tipos de cáncer”, afirmó Blasi.

Y agregó: “En el caso de los bebés, una alimentación saludable implica sostener la lactancia materna exclusiva durante los 6 primeros meses, que es lo más sustentable del planeta, teniendo efectos beneficiosos para la mamá y el bebé, con la introducción gradual de alimentos nutritivos y seguros como complemento de la leche materna desde los 6 meses hasta los 2 años y más. En los niños pequeños, una alimentación sana y equilibrada es esencial para el crecimiento y el desarrollo”.