15-10-2020

Los 5 momentos del lavado de manos para equipos de salud

Desde 2008, la Organización Mundial de la Salud celebra el Día Mundial del Lavado de Manos e invita a destacar su importancia en todos los países. Las manos son la principal vía de transmisión de gérmenes durante la atención sanitaria.


En el contexto del COVID-19, el lavado de manos es una de las principales medidas de cuidado para evitar su transmisión. Por eso, desde la Dirección Médica Ejecutiva y el Consejo de Administración, instaron a los equipos de salud del Garrahan a redoblar los esfuerzos en la pandemia y realizar un correcto y completo lavado de manos.


LOS 5 MOMENTOS DEL LAVADO DE MANOS PARA EQUIPOS DE SALUD
1. Antes de tocar al paciente: Para proteger al paciente de la colonización y en algunos casos, de la infección exógena de gérmenes nocivos presentes en sus manos.
2. Antes de realizar una tarea limpia o aséptica: para evitar que gérmenes perjudiciales, incluidos los del paciente, infecten el organismo de éste, como por ejemplo, una membrana mucosa, piel dañada, un dispositivo médico invasivo, entre otros.
3. Después del riesgo de exposición a líquidos corporales: Para protegerse de la colonización o infección de gérmenes nocivos del paciente, y para evitar la propagación de gérmenes en las instalaciones de atención sanitaria. Es importante el lavado de las manos en cuanto finalice cualquier actividad que entrañe riesgo de exposición a fluidos corporales.
4. Después de tocar al paciente: Para protegerse de la colonización de gérmenes del paciente, y para evitar la propagación de gérmenes en las instalaciones de atención sanitaria.
5. Después del contacto con el entorno del paciente para protegerse de la colonización de gérmenes del paciente que pudieran estar presentes en superficies y objetos de sus inmediaciones, y para evitar la propagación de gérmenes en las instalaciones de atención sanitaria.

TÉCNICA DE HIGIENE DE MANOS CON AGUA Y JABÓN
-Quitarse anillos, relojes y pulseras antes de iniciar la antisepsia de las manos.
-Mantener las uñas cortas
-Abra la canilla, mójese las manos, no emplee agua caliente (si tibia) porque eleva el riesgo de dermatitis, luego aplique suficiente jabón para extenderlo por todas las superficies de las manos.
-Frótese las manos entre sí, haciendo espuma, fuera del agua corriente, para evitar que el jabón se desaproveche.
-Frótese la palma de la mano derecha contra el dorso de la izquierda entrelazando los dedos, y viceversa, luego frótese las palmas de las manos entre sí, con los dedos entrelazados
-Siga frotándose el dorso de los dedos de una mano contra la palma de la mano opuesta, manteniendo unidos los dedos. Rodeando el pulgar izquierdo con la palma de la mano derecha, fróteselo con un movimiento de rotación, y viceversa.
-Frótese la punta de los dedos de la mano derecha contra la palma de la mano izquierda, haciendo un movimiento de rotación, y viceversa.
-La técnica del “lavado seco” con alcohol en gel es semejante pero sin agua y puede realizarse siempre que las manos no se encuentren visiblemente sucias.