02-10-2020

Qué es el Síndrome Inflamatorio Multisistémico, la enfermedad asociada a COVID-19 que afecta a niñas, niños y adolescentes

Se manifiesta mayormente en niños sanos de entre 6 y 14 años y, si bien la mortalidad es baja, puede afectar a varios órganos, especialmente el corazón.

En Argentina, a la semana epidemiológica 37, fueron confirmados 33 casos del Síndrome Inflamatorio Multisistémico, un cuadro nuevo asociado a la infección por Coronavirus que afecta a niños, niñas y adolescentes.

El SIM-C puede impactar sobre el funcionamiento de distintos órganos y su detección temprana es fundamental para transitar la enfermedad sin consecuencias graves.

El SIM-C es un cuadro que se manifiesta como enfermedad post infecciosa, es decir, puede aparecer entre seis y ocho semanas después de dar positivo para coronavirus. Afecta a diferentes sistemas del cuerpo y en algunos casos puede ser similar a la Enfermedad de Kawasaki, caracterizada por la inflamación de los vasos sanguíneos en niños y niñas.

Rosa Bologna, jefa del servicio de Infectología del Hospital Garrahan, alertó sobre la importancia de su detección temprana: “en algunos casos esa infección inicial puede pasar desapercibida en los niños”, dijo y advirtió que “es un cuadro que compromete distintos órganos, que es grave y que requiere la consulta temprana”.

La enfermedad aparece en 2 de cada 1000 infectados aproximadamente, y en el 40% de los casos puede requerir necesidad de cuidados intensivos. Por eso en este último tiempo los pediatras estamos preocupados acerca de la aparición de este cuadro”.

El SIM se manifiesta en los niños y niñas con fiebre alta y conjuntivitis, dolor abdominal, vómitos o diarrea. “Estos son los síntomas más importantes que hacen alertar acerca de la posibilidad de este cuadro”, resaltó Bologna.

Este cuadro suele presentarse en niños y niñas entre 6 y 14 años. “En nuestra experiencia el promedio de edad de los casos es de ocho años. Aquí en el Garrahan el 40% de los casos con SIM-C que hemos atendido han requerido cuidados intensivos. Por eso es tan importante poder hacer el diagnóstico temprano y la sospecha diagnóstica proporcionando la medicación correspondiente”, expresó la infectóloga.

“El SIM puede comprometer las arterias coronarias e incluso del miocardio con aparición de miocarditis. Por eso insistimos en que si bien la mortalidad relacionada con este síndrome es baja, si puede haber secuelas complejas a largo plazo”, destacó Bologna.